Entrevista con Ramata Sy, coguionista del largometraje Sibel: “El verdadero lobo es ella, Sibel"

La guionista francesa Ramata Sy coescribió la historia de Sibel, largometraje dirigido por la dupla turco-francesa Çağla Zencirci y Guillaume Giovanetti, que fue programado en la sétima edición del Costa Rica Festival Internacional de Cine (7CRFIC).

Sy es de origen senegalés nacida en París, y aún cuando creció en un contexto culturalmente occidental, según ella afirma, puertas adentro en el hogar de sus padres, vivió en carne propia una crianza machista por la que debía vestir con enagua, realizar labores domésticas y no salir de noche con sus amigos.

“Yo sé lo que vivió Sibel, esto es lo que aporté a la historia y a los directores, ya que no tenían esta experiencia”, explicó Sy en entrevista con el CRFIC.

A continuación un extracto de la conversación, en la que detalla aspectos de la narrativa sobre Sibel, muchacha muda que rompe con la tradición patriarcal en una aldea de la Turquía contemporánea, en la que sus pobladores se comunican mediante silbidos.

¿En qué parte del proceso creativo se involucró con el proyecto?

Ramata Sy: La pareja de directores Çağla Zencirci y Guillaume Giovanetti, que son turco-franceses, tenían la historia desde hace uno o tres años y estaban tratando de escribir el guión. Ya tenían el lugar, la chica muda, el lenguaje, y hasta los personajes: Alí, Fatmá, el padre... También tenían el tema: una película sobre una mujer que se iba a encontrar a ella misma y se emanciparía de su aldea, su familia y la tradición. Pero tenían dificultades para crear la historia y el drama, además de las complicaciones del idioma de la aldea y el idioma turco. También estaban teniendo dificultades para brindarle el drama y profundidad psicológica. Yo no los conocía pero sí al productor. Él me llamó y me comentó que tenía un proyecto perfecto para mí, porque a mí me gusta escribir sobre mujeres, mujeres fuertes que se oponen, se resisten y luchan por encontrar su lugar. Así que dije sí desde el principio. Nunca he estado en Turquía pero me gustó tanto la historia y lo que podría aportarle, que acepté escribir el guión con ambos directores.

¿Cómo surge la histroria de Sibel?

RS: Comienza con los directores que les gusta viajar alrededor del mundo conociendo gente. De esos encuentros crean historias, como en dos de sus películas: viajaron a Paquistán y al conocer a alguien decidieron hacer un guión sobre esa persona; y a Japón para su segunda película. En el caso de Sibel, fueron a la aldea Kuşköy. Hablaron con la gente y se quedaron en la casa principal (del alcalde), que es la misma que aparece en la película. Un día fueron a Kuşköy y vieron una mujer joven silbando. Le hicieron unas preguntas y la gente del pueblo les explicó que esos silbidos era un idioma ancestral. Apenas escucharon esta explicación supieron que tenían su siguiente película. Después pusieron algunas ideas en papel y buscaron quién les ayudara con la producción. Es la primera vez que trabajan con guionista, ya que por lo general escriben sus propias historias. Me dijeron que necesitaban ayuda con la escritura de guión, del que hicimos casi cuatro versiones, trabajando casi todos los días.

¿Pudo visitar la aldea?

RS: No. Me enseñaron muchos videos, fotografías y documentación. Leí muchos libros sobre su idioma silbado. No necesité ir al lugar, mis padres son senegaleses y a pesar de haber crecido en Francia sé muy bien lo que es crecer en un ambiente tradicionalista y patriarcal. Y de no ser porque la protagonista es muda y de Turquía, esta historia sería mi experiencia. De ahí es que aporté a la profundidad psicológica de Sibel. No es que mi historia sea como la de ella, porque Sibel es de una aldea y yo crecí en París, pero en el ambiente doméstico es lo mismo.

¿Usted nació en Senegal?

RS: Mis padres son de Senegal y parte de mi familia vive en París. Cuando estaba fuera de casa comprendíamos que vivíamos en un país occidental, pero cuando estábamos en casa, aún en Francia, era un ambiente muy tradicional. Por ejemplo, en mi hogar no se me permitía andar en pantalones, sólo enaguas. Tenía que lavar los platos y la ropa, cocinar. Como Sibel y Fatma. No se me permitía salir tarde con mis amigos. Tenía que esforzarme el doble porque mis padres me insistían en ser la mejor. Yo sé lo que vivió Sibel, esto es lo que aporté a la historia y a los directores, ya que no tenían esta experiencia.

La personaje principal se comunica a través de silbidos con su padre y el pueblo, ¿cómo fue traducido este elemento tan particular al guión?

RS: Esa es una buena pregunta. Cuando escribimos el guión, tuvimos un profesor de este idioma que nos ayudaba a traducirle a Damla, la actriz, y le ayudó a aprender el idioma. Ella debió tomar muchas clases para aprenderlo. Es interesante contar esto porque cuando enviamos la propuesta para el financiamiento, nos dijeron que la historia era buena pero muy clásica. No sintieron la importancia del idioma silbado. Fue una dificultad para la producción encontrar el dinero. Pero después de terminarse la película, quienes la financiaron se sorprendieron, porque el idioma, el silbido, lo cambia todo. Nosotros no pudimos transcribir exactamente el silbido en el libreto. No había manera de hacerlo en el papel.

La única manera de aprenderlo y entenderlo es escuchando el silbido.

RS: ¡Sí! La actriz al comenzar no sabía silbar. Tuvo muchas clases con el profesor. Fue muy difícil para ella, pero quería tanto este papel que lo practicó todas las noches. Todo el tiempo estaba practicando.

Una de las actrices actuó en Mustang.

RS: Fue Fatma, su hermana. Mucha gente en Turquía compara Mustang con Sibel. Estamos agradecidos con la prensa porque han escrito que Sibel es más compleja que Mustang. Mustang tiene muchos clichés. Comparan mucho a los padres de ambas películas. Nosotros no quisimos ser clichés en esto, con el padre patriarcal y severo que las golpea. Nosotros quisimos un padre que fuera real, uno que ama. Quisimos sentir el amor del padre por su hija.

Ellos tienen una relación muy especial.

RS: Cierto, desde que la madre muere. Este amor es muy importante en la película. Mientras ella se vuelve más empoderada y fuerte, más cansado y débil se torna su padre. Ella para crecer, necesita separarse de él. El hecho que su esposa hubiera muerte años atrás y que ahora Sibel estuviera creciendo, le hace entender que ella tendrá que irse también. Es por eso que está triste y se vuelve en contra de ella. Sin embargo, al final de la película en la calle, ves mucho del padre.

La historia habla sobre el empoderamiento de esta mujer en su propio pueblo donde es aislada por su discapacidad. ¿Por qué ella sufre matonismo y violencia por parte otras mujeres, como su hermana, por ejemplo?

RS: Porque ella es diferente.

¿Porque es muda?

RS: Sí, ella está maldita para su aldea. Vemos esto con la chica que trabaja con Sibel, quien le dice que no se le acerca porque está maldita. Yo también me di cuenta de esto en mi pueblo. Las mujeres que tenían alguna discapacidad no eran consideradas mujeres. Eran humanas pero no mujeres. Creo que por esto es que las otras mujeres trataban mal a Sibel. Ella era diferente y eso a ellas no les gustaba. Yo pienso que también le tenían miedo.

¿Le tenían miedo porque no la entendían?

RS: Sí, ellas no la entienden. Ella es libre. Por su mudez ella es más libre. Y también debe haber envidia. Ella es capaz de correr por los bosques, no tiene que usar velo, no está obligada a casarse... Creo que a pesar de su discapacidad ella es más fuerte que ellas. Eso las intimida.

¿Por qué el padre trataba diferente a la hermana menor de Sibel?

RS: Creo que es porque él no considera a Sibel como su hija, si no como su esposa. En la escena cuando están ambos viendo la televisión, él en vez de preguntarle si quiere que la apague, sólo lo hace y le dice que se vayan a dormir. Los dos se van, cada quien para su cuarto. Es como si estuvieran juntos pero no durmiendo en la misma cama. Pienso que para él, Sibel es como su esposa. Ella limpia, cocina...

Ella también es su compañera...

RS: Y su amiga. Cuando él le dice a Sibel que cuando Fatma se case ellos estarán mejor sin ella, en ese momento te das cuenta que no considera a Sibel como su hija si no como su compañera.

La historia toma algunas narraciones mitológicas como la amenaza del lobo y la vieja “loca” del pueblo (llamada Narin), personajes de los cuentos para niños. Esta anciana también es víctima de la intolerancia de la aldea. ¿Cómo esto contribuye a la narración de la película? ¿Sibel se ve reflejada en este personaje?

RS: Al principio es como si fuera su única amiga. Sibel es muda, no aceptada por la gente y su única amiga está loca. Y después de esto también empuja a Sibel en su obsesión por matar al lobo, a encontrarlo. Al final ayuda a la narrativa, porque la pregunta es si Sibel se convertirá en el personaje de Narin. Ella teme a los hombres, porque Narin se vuelve loca después de perder a su marido.

Los hombres del pueblo fueron quienes lo mataron y los huesos (que se encuentra Sibel en el bosque) son los de él. Además, el lobo no es realmente un lobo, para mi representa al pueblo que es violento con Narin, al matar a su amante.

RS: Es una buena interpretación: el lobo es la aldea, que asesinó al esposo de Narin. El lobo también es Ali. Para mí, desde el principio, el lobo es Sibel, ella misma. Quiere tanto encontrar al lobo en el bosque pero no sabe que a quien encontrará ahí es a ella misma, con ayuda del fuego y de Ali. Es cierto que él es el lobo pero también le ayuda a encontrarse a ella misma. El verdadero lobo es ella. Sibel con su libertad es un peligro para las otras mujeres. La imagen del lobo es peligrosa pero nadie piensa que Sibel es peligrosa al final. Ella entenderá que ella puede ser alguien, puede ser peligrosa como el lobo, que puede ser mujer. Por eso es que al final ella puede caminar en las calles, ella encuentra fuerza. No se siente culpable. Al final es cuando pensamos que ella rompe las barreras.

¿Cómo están representados los hombres del pueblo? El padre de la chica que es el alcalde, al principio es su aliado pero cuando ella decide tener su propia vida sexual, etcétera, él se convierte en su “enemigo”. Y el hombre que ella encuentra en el bosque y lo cura, con el que tiene sexo, se va después. En una sesión de preguntas y respuestas luego de la proyección de la película, alguien le preguntó que qué pasaba con los hombres de la película y usted respondió que los hombres siempre se van, que eso es lo que hacen. ¿Podría referirse más sobre esto?

RS: Con Ali no quisimos que fuera una historia de amor clásica. En la primera versión, cuando no estaba aún en el proyecto, leí que querían que hubiese una historia de amor. Yo dije que no, porque esto hubiera significado que una mujer necesita de un hombre para ser libre. Y con Sibel no queríamos esto. A mí me encantó la historia entre Ali y Sibel. Es bueno que se haya ido, no sabemos dónde ni por qué y si vuelve. Eso es gracioso porque cuando alguien ve la película por primera vez preguntan dónde está Ali y nuestra respuesta es: "no nos interesa Ali". Nos interesa más cómo Sibel va a crecer, cómo esta relación fue importante para ella, porque le ayudó pero al final no lo necesita. Es por eso que nosotros apartamos la historia a Ali.

Sobre el padre dijiste que cambia al final...

RS: Sí, él cambia pero tal vez no es porque Sibel se hace mujer si no porque la gente le habla mal sobre su hija y lo juzga. Creo que él no es malo con Sibel porque se haga mujer, sino porque él es el alcalde con una reputación que debe preservar. Creo que él no quiere que su vida cambie, creo que nunca piensa en la vida de su hija, sólo en él mismo. No se pregunta nunca si ella es feliz. Cuando lo hace ya es muy tarde. Al final él entiende que ella no es feliz y que ella no puede quedarse en casa para siempre viendo telenovelas con él, ella debe hacer su vida.

También porque él alienta que ella sea de esa manera, fuerte y distinta.

RS: Sí, me encanta esta complejidad en el padre. Positivamente. Es por él que ella es libre, puede usar pistola...

Ella es mejor que él en la caza.

RS: …Sí, ella es mejor porque es mujer (risas).

Al final ella encuentra empatía en su hermana menor y en otra mujer joven del pueblo. ¿Hay esperanza de que las cosas mejoren con la emancipación de las generaciones más jóvenes?

RS: Sí, cuando ella tiene este acercamiento con su hermana y tratan de sentirse orgullosas, de nunca tener miedo, de estar orgullosas de lo que ellas son. En esa escena ella ve a Sibel y le sonríe, en este momento vemos que finalmente hay un cambio. Esto va cambiar, y va a cambiar por la chica muda y esta mujer. Para mí esa la parte más importante.

Usted contó que la gente del pueblo vio la película. ¿Cómo fue la reacción?

RS: Bien, les gustó la película. Hasta al alcalde y al imam les gustó. El imam tiene un importante lugar en la aldea, y si no le hubiese gustado, habría sido bastante complicado para le película, pero les gustó mucho.

¿Cree que hubo un impacto al verla?

RS: Yo no estaba el día de la presentación. En mi opinión no creo que haya habido un cambio. Pero ya veremos. Es una historia, obviamente hay muchas Sibel en el mundo...

¿Cómo es ser una guionista en un medio históricamente dominado por los hombres?

RS: Yo no dejo que ellos sean más fuertes que yo. Nunca. Creo que es por mi educación. Como vengo de un hogar patriarcal siempre me he dicho que no quiero hombres controlándome. No quiero. Puedo ser fuerte, puedo ser mujer, puedo ser mejor que ellos. En todos los ambientes, en la escuela de cine, además, nunca he dejado que me controlen. Si tengo algo que decir lo digo.

Ver más: